jueves, 14 de febrero de 2013

H2O IMPORTANCIA DEL AGUA PARA EL CEREBRO


DE ACUERDO A LA UNIVERSIDAD DE WASHINGTON EL DESCENSO DE TAN SÓLO UN 2% DE AGUA EN EL CUERPO PUEDE CAUSAR PÉRDIDA MOMENTÁNEA DE MEMORIA, DIFICULTAD CON LAS MATEMÁTICAS BÁSICAS Y PROBLEMAS AL ENFOCAR LA VISTA SOBRE UNA PANTALLA DE COMPUTADORA O UNA PÁGINA IMPRESA.

De ahí surge la necesidad de recobrar el agua perdida, ya que según los expertos es imprescindible para que el cerebro funcione de una manera óptima.
Una persona estresada debe ingerir 16 vasos de agua al día.
El 90% del volumen del cerebro está compuesto por agua y es el principal vehículo de las transmisiones electroquímicas.

Color de la orina

Si el color de la orina no es de un amarillo muy pálido o sin color, significa que no se está consumiendo suficiente agua (esto no se aplica si se toman vitaminas del complejo B, que producen un natural color amarillo).
una deshidratación imperceptible retarda el metabolismo tanto como un 3%.
Beber un mínimo de 8 vasos de agua al día disminuiría el riesgo de cáncer de colon en un 45%, además de rebajar el riesgo de cáncer de mama en un 79% y reduciría la mitad de probabilidades de desarrollar cáncer de la vejiga.

Alivio de malestares

Beber de 8 a 10 vasos de agua al día podría significativamente aliviar muchos malestares en el 80% de las personas.
• Acidez estomacal
La acidez estomacal puede ser una señal de falta de agua en la parte superior del tracto gastrointestinal. Esta es una señal de sed importante que emite el cuerpo humano.

• Artritis
El dolor reumático de las articulaciones también obedece a una ausencia de agua en las articulaciones, tanto en jóvenes como en adultos. Beber agua alivia.

• Dolor de espalda
El dolor en la espalda baja y la artritis anquilosa de la espina dorsal pueden responder a insuficiente agua en los discos de la espina dorsal, que son los amortiguadores que soportan el peso del cuerpo. Estas molestias requieren que se incremente la cantidad de agua a beber.

• Presión Sanguínea Alta
La hipertensión es un estado de adaptación del cuerpo a una deshidratación general cuando las células de los vasos sanguíneos no obtienen suficiente agua.

• Diabetes Tipo II o de Adultos

La diabetes de los adultos es proclive a la deshidratación del cuerpo por lo que se recomienda la ingesta de agua a los pacientes.

Hay que mantener una cantidad adecuada de agua en la circulación y para las necesidades prioritarias del cerebro, ya que la secreción de insulina inhibe la entrada de agua a las células del cuerpo.

Lourdes Salomón